MISIONEROS PERMANENTES

SEAN MUY BIENVENIDAS Y BIENVENIDOS A ESTE ESPACIO VIRTUAL DE LA CAPILLA JESUS SEÑOR DE LA VIDA, PARROQUIA SANTA MADRE DE DIOS, LUGAR DONDE ANIMADOS POR EL ESPIRITU SANTO, COMPARTAMOS EL EVANGELIO DE LA VIDA CON CADA PERSONA DE NUESTRA COMUNIDAD, ADHIRIENDO AL LLAMADO DE NUESTRA IGLESIA A CONVERTIRNOS EN MISIONEROS PERMANENTES DE LA BUENA NUEVA DE JESUCRISTO.


LECTIO DIVINA DE ESTE DOMINGO.

LECTIO DIVINA DE ESTE DOMINGO.
pincha aqui y luego descarga word con lectio divina de este domingo.

12 sept. 2010

PADRE, ÚNENOS; QUE EL MUNDO CREA EN TU AMOR

Nuestra patria se engalana con la celebración del Bicentenario. Nuestra  historia se ha ido forjando con acontecimientos que nos han llevado a construir hoy una hermosa nación, soberana e independiente en la que muchos hombres y mujeres han ayudado a cimentar con su vida, trabajo y esfuerzo lo que hoy disfrutamos, un suelo libre que nos hace cada día valorar en su real valía lo que hemos recibido como herencia.

Este mes de Septiembre podremos encontrar que en muchos y muchas se dan diferentes circunstancias, lo que se ha vivido a lo largo de estos 200 años. Pero más allá creo que deberíamos plantearnos desde una óptica no parcializada, sino con una mirada  objetiva,  ¿Qué estamos haciendo para forjar una unidad y una reconciliación? Porque muchas veces tendemos en la vida, a pensar  que lo nuestro es solo la verdad y caemos en la descalificación, negando  a otros el derecho a tener una visión distinta.

Pero como creemos en un Señor de la Vida, y en alguien que fue capaz de entregar su vida, para que otros fueran perdonados, el sacrificio que nos muestra Jesús va más allá del simple raciocinio, es algo que no se comprende en su amplitud. Él, nos muestra el camino y nos hace abrir nuestra visión sobre cual debe ser nuestro aporte y nuestro compromiso para hacer posible una mesa en donde todos nos sintamos hermanos y hermanas.

Pensemos un momento como canalizar junto a otros, las diferencias para superar los obstáculos y construir un país, en el cual cada ciudadano y ciudadana sea importante, y todos tengan derecho a ser respetados en su totalidad, debemos aprender de los muchos errores que se han cometido. En este año en que como país se nos han presentado acontecimientos terribles, terremoto, estos mineros atrapados, son situaciones límites los cuales nos han permitido aflorar la solidaridad, la fraternidad creando puentes que ayuden a solventar y mitigar estas amargas experiencias. Se ha dejado  de lado toda mezquindad, se han unido  las manos para ir en ayuda. Siento que estos acontecimientos nos han hecho más sensibles, más  cercanos y es una lección que debiera quedar impregnada en nuestra vida nacional.

En nuestra patria han ocurrido acontecimientos lamentables, pero no se puede estar toda la vida recordando y abriendo heridas,  con esto no estoy diciendo que se debe olvidar; pero si que veamos hacia el futuro,  nuestros niños y niñas necesitan que les brindemos un país, que ya ha aprendido una lección y aquí no hay victorias o derrotas, sino más bien hermanos y hermanas que quieren construir un país más solidario y preocupado por dejar atrás la pobreza.

En esta tierra bendecida todos son importantes cada hombre y mujer desde su distinta óptica puede ser un aporte para engrandecer este hermoso país, no hay que dejarse llevar por intereses mezquinos o por sacar dividendos de un lado o de otro, miremos a otros países que viven diferentes conflictos y no respetan los derechos de las personas; tenemos muchos desafíos pendientes pero si dejáramos florecer el amor, el respeto y nos sintiéramos realmente hermanos podríamos crecer y construiríamos una gran nación.
Padre, únenos.
Padre, únenos.
Que el mundo crea en tu amor.
Padre únenos.
                                                                                              Hugo Ramírez Cordova.
                                                                                                         Diácono